Miércoles, 19 Febrero 2020
Ultimas noticias
Casa » Se complica la sucesión de Merkel después del escándalo de Turingia

Se complica la sucesión de Merkel después del escándalo de Turingia

14 Febrero 2020

La reunión de Kramp-Karrenbauer podría estar relacionada con las elecciones celebradas en el Estado feredado de Turingia, donde el candidato del partido liberal se ha hecho con la presidencia gracias al apoyo de la CDU y de la formación ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD).

La también ministra de Defensa ha dicho que renunciará a la presidencia de la CDU y que no será candidata a canciller por su partido a fin de que continúe existiendo la posibilidad de que ambos cargos queden en una sola mano. Además, ha añadido que tiene intención de permanecer como ministra siempre y cuando cuente con el soporte de su formación y del grupo parlamentario. Esto a pesar de las directrices dadas por AKK que había descartado de plano alianzas con ese partido de extrema derecha.

Según medios locales, AKK señaló este lunes durante la reunión de la cúpula de su partido que "existe una relación no resuelta de partes de la CDU con la AfD y la Izquierda", al tiempo que subrayó estar "estrictamente en contra" de cualquier tipo de cooperación con estos dos partidos.

El último político en ser colocado en el ojo del huracán (publicitario) por parte de Sixt ha sido Annegret Kramp-Karrenbauer, la presidenta de la CDU y favorita para suceder a Angela Merkel. Se espera que dé más detalles en una conferencia de prensa en las próximas horas. A continuación, un análisis de los cuatro posibles candidatos a la cancillería.

Annegret Kramp-Karrenbauer esperaba convertirse en la sucesora de Merkel cuando esta se retire en 2021, como prometió.

El escándalo de la región de Turingia ya se ha cobrado su primera víctima política.

La crisis de Turingia, estado federado del este alemán que carece de Gobierno regional desde octubre, parece haberla derribado finalmente, tras las críticas de que demostró un liderazgo débil en respuesta a esta cuestión. Merkel afirmó que lo ocurrido en el Parlamento regional de Turingia (este del país) ha supuesto un "procedimiento excepcional" que ha roto con la "profunda convicción" tanto suya como de su partido de que "no se deben ganar mayorías con el apoyo de la AfD".

La colaboración con la ultraderechista AfD se considera una línea roja para los partidos políticos alemanes, pero muchos partidos clásicos argumentaron que La Izquierda no puede equipararse con la AfD, a la que se acusa de dar cobijo a simpatizantes nazis y alimentar el antisemitismo.

Merz es favorable a un giro hacia la derecha para recuperar a los electores conservadores que votan al partido de extrema derecha Alternativa para Alemania (AfD).

Se complica la sucesión de Merkel después del escándalo de Turingia