Martes, 18 Febrero 2020
Ultimas noticias
Casa » La misión Solar Orbiter partió con éxito hacia el Sol

La misión Solar Orbiter partió con éxito hacia el Sol

12 Febrero 2020

Solar Orbiter, una misión de la ESA con fuerte participación de la NASA, ofrecerá las primeras imágenes de las ignotas regiones polares del Sol, lo que permitirá conocer como nunca antes el funcionamiento de nuestra estrella progenitora.

Acaban de pasar dos minutos sobre las 5 de la madrugada en Darmstad (Alemania).

A partir de aquí le espera un viaje de 300 millones de kilómetros de casa que se espera se alargue, al menos, hasta julio de 2029, si bien misiones como Soho llevan orbitando e informando sobre nuestra estrella desde hace más de dos décadas.

En esta imagen proporcionada por la NASA, el cohete Atlas V de United Launch Alliance despega del Complejo de lanzamiento 41 en la base aérea de Cabo Cañaveral, Florida, el domingo 9 de febrero de 2020.

Con esta trayectoria, Solar Orbiter "tendrá la capacidad de mirar al Sol directamente", explica a la AFP Matthieu Berthomier, investigador del Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNRS) de Francia. Su argumento retrata a un grupo de astronautas que va a bordo de una nave con la misión de reactivar el Sol, en un futuro en el que la Tierra se está congelando.

Los instrumentos serán recién activados en la Solar Orbiter en su primer acercamiento al Sol, en noviembre de 2021.

Diez instrumentos de última tecnología a bordo de la sonda registrarán infinidad de observaciones para ayudar a los científicos a develar cómo funcionan los vientos y las erupciones solares.

¿Y cómo aguantará las altas temperaturas de una bola de fuego cuya atmósfera está a millones de grados? Puede parecer extremadamente lejos, pero en realidad no lo es: la sonda estará expuesta a 13 veces el valor de la radiación; además, el aparato recibirá de lleno innumerables partículas de radiación debido a las explosiones solares, pudiendo soportar temperaturas de hasta 500 grados centígrados, indudablemente mortal para cualquier humano. Su exclusivo escudo térmico, que dispone de un recubrimiento especial que emite el calor absorbido denominado SolarBlack, protegerá a la sonda espacial del calor extremo que experimentará a una distancia tan próxima al Sol. Los instrumentos in situ medirán en viento solar y el campo magnético en los alrededores del orbitador. "Esta misión intenta que podamos anticiparnos a la llegada de las tormentas solares a la Tierra". Si algo sale mal ahora, tenemos tiempo para corregirlo, añadió. Además, toda la información científica que genere la misión se coordinará desde el centro de la ESA en Villanueva de la Cañada (Madrid), lo que supone que hablemos de la misión espacial europea más española de la historia. Y, por otra, observarán la superficie y la atmósfera del Sol, tomando imágenes de altísima resolución de las erupciones solares, por ejemplo.

Los polos del Sol: ¿qué ocurre en estas zonas cuando el campo magnético solar cambia su polaridad?

¿Qué mecanismo es el que acelera de forma endiablada y más allá de nuestras predicciones al viento solar?

"Estamos acá en la Tierra lanzando algo que se acercará al Sol".

Los grandes misterios que la misión ambiciona dilucidar son en torno a la heliosfera, que aunque protege de los rayos cósmicos, representa una amenaza, pues está impregnada de un flujo permanente de partículas solares potencialmente peligrosas.

La misión Solar Orbiter partió con éxito hacia el Sol