Lunes, 17 Febrero 2020
Ultimas noticias
Casa » El autor del gol más rápido de los mundiales ahora maneja Uber

El autor del gol más rápido de los mundiales ahora maneja Uber

14 Enero 2020

Su trabajo y su familia es lo único que tiene, porque al turco le arrebataron todo en su país: "Estoy empezando a trabajar ahora".

"En 2013 renunció a seguir formando parte de la formación política y a partir de allí empezaron los problemas".

Parece una historia para película, pero no. La vida del ex futbolista Hakan Sükür ha sido una montaña rusa, en donde ha alcanzado lo más alto gracias a su carrera deportiva en la selección de Turquía, en Galatasaray e Inter de Milán. Además de trabajar para la aplicación, vende libros.

El turco se muestra desolado, casi sin fuerzas para afrontar su nueva situación: "No me queda nada en ninguna parte del mundo". Erdogan me lo quitó todo. "Mi derecho a la libertad, el derecho a explicarme, a expresarme, el derecho al trabajo", manifestó en una entrevista al diario alemán Welt am Sonntag.

Luego comenzó su periplo en la política (2011), lo que le trajo terribles consecuencias por denunciar casos de corrupción del Partido de la Justicia y el Desarrollo turco, y significó que Erdogan le confiscara todos sus bienes materiales.

La persecución de la autocracia política impulsada por Erdogan llegó hasta Estados Unidos, a tal punto que el desarrollo económico de la confitería no pudo continuar su línea. ¿Qué ocurrió?

El gobierno acusó al exfutbolista de planear el golpe de Estado con el opositor Fethullah Güllen.

Hakan Sukur ya sufrió una orden de detención contra él en 2016. Por esos tiempos, su padre fue encarcelado y más tarde liberado por un cáncer que afectó severamente su salud.

Al tener sus activos congelados, el ex futbolista -que aún al día de hoy es el segundo jugador con más presencias en la selección de Turquía (112 partidos) y el máximo goleador histórico con 51 tantos- no puede disponer de sus bienes y eso lo vio obligado a emprender diversas actividades en los Estados Unidos. Primero fue la cafetería en California, la cual no escapó a las represalias de Erdogan: una persona que visitó al ex delantero y se sacó una foto con él, fue encarcelada en su regreso al país.

El autor del gol más rápido de los mundiales ahora maneja Uber