Domingo, 17 Noviembre 2019
Ultimas noticias
Casa » España acudió a las urnas en medio de un clima crispado

España acudió a las urnas en medio de un clima crispado

11 Noviembre 2019

La sociedad española expresa hartazgo y desconfianza de tener que volver este 10 de noviembre a las urnas, tras haber votado en abril, y siendo estas las cuartas elecciones desde 2015, sin que se haya podido completar un período de cuatro años completo.

En cualquier caso, no hay mayoría absoluta ni para el bloque de derechas (PP, Vox y Ciudadanos) ni para las izquierdas (PSOE, Podemos y Más País), que globalmente superan a los conservadores.

El líder socialista y presidente del gobierno en funciones, Pedro Sánchez, prometió que, de darse un nuevo bloqueo político tras las elecciones, en 48 horas hará una propuesta de desbloqueo a PP, Cs y Podemos, que trasladará también al resto de partidos, entre los que no incluye a los independentistas catalanes, dispuestos a buscar la gobernabilidad.

En estas elecciones (en las que 37 millones de ciudadanos están llamados a votar) jugará un importante papel el nivel de abstención, ya que lo habitual es que en escenarios de repetición electoral se produzca una reducción de la participación, que en abril fue especialmente alta (71,76 por ciento).

Estos datos apuntan a que Sánchez volvería a ganar pero con un resultado inferior al logrado en abril, mientras que el emergente partido de ultraderecha Vox, que ha apoyado a la formación de gobiernos en distintas partes de España, podría duplicar su registro de abril y lograr entre 49 y 53 diputados.

"El voto de hoy decidirá la España de mañana", aseguró el presidente del gobierno español y aspirante a la reelección, el socialista Pedro Sánchez, tras animar a los españoles a votar, luego de sufragar en un centro cultural de la madrileña localidad de Pozuelo de Alarcón.

Una de las dominantes de la campaña fue Cataluña, donde sigue vivo el pulso del separatismo contra el Estado.

Las condenas impuestas por el Tribunal Supremo a los líderes independentistas han polarizado el clima social y político en Cataluña.

El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, dijo que tendería la mano al PSOE para ayudar a formar un gobierno estable de izquierdas.

"Me planteé no votar, otra vez, ¡qué pesadilla!, pero luego me habría disgustado si gana la derecha con la ultraderecha", dijo Mari Carmen López, 25 años, luego de dar su voto en el barrio barcelonés de Sant Andreu a Podemos.

Al mismo tiempo, Abascal hizo una virulenta campaña contra la inmigración ilegal, a la que vincula con un supuesto aumento de la delincuencia.

Sánchez no dejó de acusar a PP y Ciudadanos de tener un discurso "colonizado" por Vox, gracias al cual gobiernan las regiones de Andalucía y Madrid, y la alcaldía de la capital española.

Poco se habló en cambio de economía, pese a los recientes indicadores que apuntan a una ralentización en la cuarta potencia del euro.

Aunque el analista Holger Schmieding, del banco alemán Berenberg, advierte de que esa ventaja "va camino de reducirse en los próximos trimestres, a menos que un nuevo gobierno consiga al fin desactivar el problema catalán y retomar las reformas favorables al crecimiento", algo "improbable" por ahora.

Actualmente España sigue con los presupuestos prorrogados de 2018, elaborados por el anterior gobierno del PP.

España acudió a las urnas en medio de un clima crispado