Lunes, 24 Febrero 2020
Ultimas noticias
Casa » Condenan a perpetua a un enfermero alemán que mató a 85 pacientes

Condenan a perpetua a un enfermero alemán que mató a 85 pacientes

06 Junio 2019

El enfermero alemán Niels Hoegel ha sido condenado este jueves a cadena perpetua tras confesar que asesinó a decenas de pacientes suministrándoles inyecciones letales en hospitales de Oldemburgo y Delmenhorst, en el norte de Alemania. Sus víctimas tenían entre 34 y 96 años, las elegía de forma arbitraria y la cifra real podría alcanzar los 300.

Niels fue descubierto en 2005 por una compañera de trabajo que lo sorprendió mientras le administraba un medicamento no prescrito a un paciente.

"Sus crímenes son imposibles de entender". Los abusos se extendieron desde el año 2000 hasta 2005.

Previamente a esta sentencia, Högel fue condenado en el 2015 por cometer dos asesinatos y dos intentos de asesinato, por lo que en la actualidad ya estaba cumpliendo cadena perpetua. "Era la única manera de integrarse en el equipo", afirmó. Sin embargo negar no le sirvió porque la autopsia de los cuerpos de los pacientes de Oldenburgo demuestra con casi toda certeza que él los mató.

A raíz de estas declaraciones, los investigadores revisaron cientos de muertes, lo que les llegó a tener que exhumar cuerpos de pacientes que fallecieron cuando eran asistidos por el enfermero.

Durante el juicio, tras reconocer su responsabilidad global por las 100 muertes, dijo finalmente estar seguro de haber "manipulado" a 43 pacientes, no acordarse de otros 52 y negó ser responsables en cinco casos, creando confusión y frustración entre las familias de las víctimas.

Asimismo, Högel declaró que tuvo una infancia "protegida", libre de violencia; que su abuela y su padre, que eran enfermeros, habían sido sus modelos a seguir para la profesión.

Hoegel se disculpó en un alegato de cierre tras los siete meses de juicio.

En su alegato final al tribunal el miércoles, se mostró avergonzado y arrepentido, diciendo que se daba cuenta del dolor y el sufrimiento causados por sus "terribles acciones". "A todos y cada uno de ustedes, me disculpo sinceramente por todo lo que he hecho", ha concluido.

Según la Fiscalía, Högel procedía con esa crueldad para mostrar a los colegas su talento en la reanimación, pero también lo hacia por "aburrimiento".

La sentencia de 2015 parecía haber puesto fin al caso pero, en la cárcel, Högel comenzó a jactarse ante otros reos de haber acabado con la vida de más pacientes. Sin embargo, se reabrió cuando el enfermero comentó a otros reos que "después de haber matado a 50 enfermos" había dejado de contar.

Condenan a perpetua a un enfermero alemán que mató a 85 pacientes