Lunes, 24 Febrero 2020
Ultimas noticias
Casa » Liberan al 'talibán estadounidense' mientras sigue el fuego en Afganistán

Liberan al 'talibán estadounidense' mientras sigue el fuego en Afganistán

26 May 2019

John Walker Lindh, el estadounidense que a comienzos de siglo copó las portadas de medio mundo tras ser capturado en Afganistán por formar parte de los talibanes, fue puesto ayer en libertad tras pasar 17 años en prisión, una decisión que ha generado gran polémica.

Tras cumplir los últimos años de su condena en la prisión de alta seguridad de Terre Haute, en Indiana, Lindh ha visto reducida su pena en tres años por buena conducta. En años donde no había redes sociales y Google estaba en ciernes, un adolescente Lindh quedó impresionado con la película "Malcom X" de Spike Lee, y con la autobiografía del activista negro. Fue así como, cuando apenas tenía 16 años, decidió hacerse musulmán y obtuvo, en 1998, el permiso de sus padres para viajar a Yemen para aprender árabe.

Como miembro del régimen extremista llegó incluso a conocer al mismo Osama bin Laden, el líder de Al Qaeda.

Lindh estuvo entre una docena de prisioneros programados para ser liberados en los próximos años después de ser capturados en Irak y Afganistán por las fuerzas estadounidenses y convictos por crímenes relacionados con terrorismo tras los ataques del 11 de septiembre de 2001. Incluso el presidente de EE.UU., Donald Trump, dijo este jueves que trató de mantener al "talibán estadounidense" entre rejas, pero no encontró ninguna manera legítima de hacerlo.

Sin embargo, en la sentencia de octubre del 2002, los fiscales no pudieron probar que Lindh fuera más allá de pelear junto a los talibanes, ayudando a algún grupo terrorista o que intentara matar a estadounidenses. Durante su juicio, Lindh condenó "sin ninguna duda cualquier nivel de terrorismo" y aceptó que cometió un error al unirse a los talibanes.

La familia y cercanos de Lindh aseguran que jamás utilizó las armas contra su propio país, otros dicen que sigue siendo un yihadista extremista.

Un reporte de enero de 2017 por el Centro Nacional de Contraterrorismo del gobierno de Estados Unidos, publicado por Asuntos Exteriores, dijeron que hasta mayo de 2016, Lindh "continuó abogando por la jihad global y escribiendo y traduciendo textos extremistas violentos".

Pero, según la mayoría de las versiones, Lindh se aferró firmemente al Islam durante su encarcelamiento. Entre otros logros, consiguió que las autoridades permitieran a quienes profesan esta religión ejercer su derecho a rezar en grupo y acabó con la costumbre de los cacheos a cuerpo desnudo a los que se debían someter quienes visitaban a los presos.

Agentes de libertad condicional se abstuvieron de explicar por qué solicitaron las restricciones impuestas a Lindh.

Liberan al 'talibán estadounidense' mientras sigue el fuego en Afganistán