Viernes, 19 Abril 2019
Ultimas noticias
Casa » Muere la actriz sueca Bibi Andersson, musa de Ingmar Bergman

Muere la actriz sueca Bibi Andersson, musa de Ingmar Bergman

15 Abril 2019

La actriz sueca Bibi Andersson, conocida por sus papeles en las películas del legendario director Ingmar Bergman, murió este domingo a los 83 años, según informó a la agencia AFP su hija Jenny Grede Dahlstrand.

Con el director sueco rodó "Sonrisas de una noche de verano" (1955), "El séptimo sello" (1956), "Tres almas desnudas" y "Cuando huye el día" (1957), "El mago" (1958), "El ojo del diablo" (1960), "Ni hablar de las mujeres" (1964, primer filme en colores del cineasta), "Persona" (1966), "La pasión de Anna" (1969), "El toque" (1971) y "Escenas de la vida conyugal" (1973). La noticia de su fallecimiento causó conmoción en las redes sociales.

La actriz comenzó a trabajar con el director cuando tenía sólo 15 años, en varios anuncios de la marca de jabón sueca "Bris" dirigidos por él. Andersson a menudo interpretaba a personajes simples, pero "tomaba esos roles y los hacía mucho más grandes", ha añadido Holmberg.

Después de formarse en actuación en la Escuela de Teatro de Terserus y en la Escuela de Teatro Dramático Real (1954-1956), la actriz se unía al Royal Dramatic Theatre en Estocolmo, con el que estuvo asociada durante 30 años. Esta última, en la que trabajó con Liv Ullman, fue escrita por el propio Bergman teniendo en mente la idea de explorar las identidades de ambas actrices, cuyos rostros parecidos fundió en uno de los planos más memorables del cine. Apareció en 'Largo viaje hacia la noche' (1988), 'Una estación de paso' (1992), 'El sueño de la mariposa' (1994), 'Drømpsel' (1994) y 'Det blir aldrig som man tökt sig' (1999). Andersson recibió varios premios, entre ellos el Oso de Plata a la mejor actriz en el Festival de Berlín, en 1963, por su papel en La amante, de Vilgot Sjoman (1962). También ganó un Escarabajo de Oro, el galardón cinematográfico más reputado del cine sueco, por su trabajo en 'Persona'.

Continuó filmando hasta 2009, antes de ser víctima de un derrame cerebral que dejó su cuerpo paralizado.

Su éxito con Bergman abrió el camino para iniciar una carrera internacional que incluyó trabajos con cineastas como John Huston ("The Kremlin Letter") y Robert Altman ("Quintet"). Después, se alojó en la residencia de ancianos de Estocolmo.

En 1996 publicó su autobiografía titulada Un parpadeo.

Muere la actriz sueca Bibi Andersson, musa de Ingmar Bergman