Viernes, 14 Diciembre 2018
Ultimas noticias
Casa » Murtanza niño afgano playera de Messi no vive en su casa

Murtanza niño afgano playera de Messi no vive en su casa

09 Diciembre 2018

En enero de 2016, la foto de Murtaza apareció en Facebook primero. Los Talibanes se hicieron de Jaghori, cuna del pequeño Murtaza, lugar tranquilo y que estando inmersa en la cruda realidad del combate, al menos era sindicada como "lugar seguro". Fue en 2016 cuando las imágenes del pibito, corriendo detrás de una pelota con su precaria indumentaria, dieron la vuelta al mundo.

Sin embargo, esa relativa calma se terminó a principio de noviembre cuando los talibanes irrumpieron en la región y forzaron a la población a huir en busca de refugio. "Echo de menos nuestra casa en Jaghori, aquí no tengo un balón y no puedo jugar al fútbol o salir fuera", se lamentó el niño en diálogo con la agencia de noticias EFE. Según Telemundo, la familia tuvo que abandonar la vivienda de noche y no pudieron llevarse nada, dejando la camisa y el balón autografiado de Messi. Sus vecinos creían que la familia había recibido una gran suma de dinero de parte del astro argentino, vivían con miedo y cuando esto decantó, chocaron de frente con la dureza del conflicto y la verdadera invasión talibana.

Murtaza, sus padres y sus cuatro hermanos viven en una más que modesta habitación en un edificio compartido con un vecino en una de las colinas en el oeste de la capital, tras haber recalado por un tiempo en la provincia vecina de Bamyan.

"A causa de todo esto, temíamos que lo secuestraran y prácticamente encerramos a Murtaza en casa y no lo mandamos a la escuela durante dos años", agregó.

En mayo de 2016, la familia de Murtaza tomó rumbo hacia Pakistán con la esperanza de llegar a Estados Unidos como refugiados.

Las fuerzas de seguridad afganas han expulsado a los insurgentes de la zona, pero la familia ha decidido no regresar al pueblo. Dos años después de encontrarse cara a cara con Messi, Murtaza no ha olvidado una promesa que le hizo el argentino. "Messi me dijo cuando seas un poco mayor, arreglaré las cosas para ti", confesó. "Cada vez que escucha una bomba o el sonido de un disparo, corre a esconderse bajo mi chador", explicó su madre, Shafiqa, de 38 años.

Desde Jordania el niño que como tantos en esa situación se tuvieron que convertir en hombres rápidamente recuerda con nostalgia los regalos que tuvo que dejar en su antiguo hogar.

Solo este año algo más de 300.000 personas se han desplazado en el país y viven en condiciones difíciles, apoyándose sobre todo en la ayuda del Gobierno y de organizaciones no gubernamentales.

Así lo relataron el propio Murtaza y su familia a dpa en un encuentro en Kabul.

Murtanza niño afgano playera de Messi no vive en su casa