Lunes, 10 Diciembre 2018
Ultimas noticias
Casa » Lula declara ante una nueva jueza — Brasil

Lula declara ante una nueva jueza — Brasil

16 Noviembre 2018

Para ello, el político ha salido por primera vez de la prisión de Curitiba, donde se encuentra recluido desde el pasado 7 de abril.

Esta audiencia, cerrada a la prensa y sin transmisión en directo, se inició a las 13 horas y estuvo a cargo de la juez Gabriela Hardt, quien comanda provisoriamente la operación anticorrupción "Lava Jato" en sustitución de Sergio Moro.

La decisión de Moro fue muy cuestionada por buena parte de la izquierda brasileña, que considera a este juez como uno de los máximos responsables de que Lula no pudiera participar en las elecciones presidenciales de octubre pasado, en las que partía como claro favorito.

La ausencia del popular magistrado, convertido en enemigo del ex presidente, hizo que la audiencia fuera mucho más tranquila que el tenso interrogatorio que juntó a ambos en el mismo lugar hace más de un año, contó a la salida Cesar Rezende, abogado de Rogério Aurelio, otro de los procesados.

Lula, de 73 años, se encontraba aparentemente bien de salud pero algo más delgado.

Moro se apartó recientemente de los procesos de la Lava Jato después de que aceptó ser el futuro ministro de Justicia de Jair Bolsonaro, uno de los principales rivales políticos de Lula y quien llegó a admitir su deseo de que el expresidente se "pudra en la cárcel".

El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, preso en Curitiba, será interrogado este miércoles en la sede de la Justicia Federal de esa ciudad, en medio de una gran expectación y fuertes medidas de seguridad.

Según el Ministerio Público Federal, la hacienda era propiedad de Lula, que la visitaba con frecuencia, aunque el ex presidente de Brasil niega que sea su propietario.

El expresidente enfrenta otros cuatro procesos, por corrupción pasiva, tráfico de influencias, lavado de activos o formación de organización criminal. En todos se declara inocente y denuncia una conspiración para evitar que vuelva al poder, una teoría que se vio inesperadamente reforzada a ojos de sus partidarios con la incorporación de Moro, el hombre que destapó el mayor escándalo de corrupción de la historia de Brasil, al gabinete del ultraderechista Bolsonaro.

La Fiscalía asegura que Lula recibió sobornos de forma disimulada a través de las obras de mejora que las empresas constructoras OAS y Odebrecht hicieron en una finca de vacaciones que él y su familia frecuentaban en Atibaia, en el interior del estado de São Paulo (sureste). "Es gracioso porque primero hacen una obras que yo no les pedí y después negocian un acuerdo con la Justicia en el que se comprometen a citarme", afirmó el ex mandatario. El exmandatario afirmó que había pensado en comprarlo, pero que el dueño del local no quiso venderlo.

"No tenía conocimiento. En ningún momento me interesé".

'La hacienda no era mía y yo no tenía obligación de preguntar ni de saber', insistió Lula, quien se siente perseguido políticamente y cansado de mentiras. "No pregunté porque la casa tiene dueño y el dueño es Fernando Bittar", dijo.

Lula declara ante una nueva jueza — Brasil