Viernes, 14 Diciembre 2018
Ultimas noticias
Casa » Bermejo es uno de los pintores más destacados del siglo XV europeo

Bermejo es uno de los pintores más destacados del siglo XV europeo

11 Octubre 2018

Aunque se ha especulado con que Bermejo pudo formarse en los talleres septentrionales, es más posible que su aprendizaje tuviera lugar en la cosmopolita Valencia del segundo tercio del siglo XV, una ciudad abierta tanto a los modelos flamencos como a los italianos, de los que el pintor cordobés también se hizo eco. El óleo era en aquel momento una técnica nueva y Bermejo le sacó partido con obras de gran potencia cromática.

Tras su muerte, su nombre y obra cayeron en el olvido.

Con su muerte su nombre desapareció con él y no fue hasta finales del siglo XIX y comienzos del XX que su figura adquirió relevancia cuando se inició el interés por la pintura medieval. 1440-h. 1501), y lo hace a través de las diversas obras que realizó en su periplo vital por la Corona de Aragón, desde Daroca a Barcelona, pasando por Zaragoza y Valencia. "Es un hecho que no se puede encontrar con ninguno otro pintor de la península y solo tiene paralelo con los grandes pintores del norte", léase Jan van Eyck, Roger van der Weyden y Petrus Christus.

La exposición reúne 48 obras, lo que viene a ser la práctica totalidad de la producción de Bermejo, gracias al apoyo de instituciones nacionales e internacionales. Por un lado, sus composiciones fueron ampliamente difundidas por una serie de pintores con los que se asoció. Por otra parte, fue reclamado por algunos de los más exigentes clientes del momento, como el arcediano barcelonés Lluís Desplà o el mercader italiano Francesco della Chiesa.

Se trata de una muestra antológica organizada junto al MNAC y comisariada por Joan Molina. Contiene además textos de reconocidos especialistas que abordan aspectos técnicos, materiales, sociales e iconográficos relacionados con las pinturas del artista. 248 páginas 24 x 30 cm Rústica, castellano, catalán e inglés PVP: 28 euros.

San Miguel triunfante sobre el demonio con Antoni Joan, 1468. Firma la obra como "Bartolomeus Rubeus". Esto le valió la excomulgación, la firma de un nuevo contrato y un segundo plantón.

1482, abril - 1483, mayo. Ejemplo de ello es el Tríptico de Montserrat, un trabajo encargado por un mercader extranjero en el que "despliega un alarde virtuosista".

1486. Participa en el concurso para la ejecución de las puertas del órgano de Santa María del Mar de Barcelona. En todo caso, de lo que no hay duda es de que en Barcelona pintó 'La Pietat Desplà', su obra maestra. Bartolomé de Cárdenas, apodado el Bermejo por el color de su pelo y los brillos de los ojos en sus obras, vivió tan dignamente de su trabajo que con mucha frecuencia abandonaba sus trabajos a medias y tenían que terminarlo otros. Al mismo tiempo, con la intención de atraer a la exposición no solo a un público fiel a las muestras del Prado, sino también a uno más contemporáneo, tanto el comisario como el director de Museo, Miguel Falomir, se han querido referir, más allá de la extraordinaria calidad de su pintura, a la personalidad de Bermejo, un tanto radical y diferente para su época. Con la colaboración de: Comunidad de Madrid.

Bermejo es uno de los pintores más destacados del siglo XV europeo