Domingo, 15 Julio 2018
Ultimas noticias
Casa » Hallan más pruebas de que Kepler 186f puede albergar vida

Hallan más pruebas de que Kepler 186f puede albergar vida

04 Julio 2018

De esta forma, se tienen más evidencias que permiten imaginar un posible registro de vida en el planeta.

En el 2014, los astrónomos descubrieron que Kepler 186f, se encuentra a una distancia de su Sol ideal, que le permite tener una temperatura moderada, perfecta para poder tener agua de forma líquida en su superficie.

El estudio precisa que la inclinación axial, tanto de la Tierra como de Kepler 186f, es de 23 grados. "Esa inestabilidad probablemente contribuyó a la descomposición de la atmósfera marciana y la evaporación del agua superficial".

Identificado en 2014, el Kepler186f es el primer planeta de tamaño parecido a la Tierra.

El ángulo de orientación de la órbita del planeta alrededor de su estrella puede oscilar debido a la interacción gravitacional con otros planetas en el mismo sistema.

Marte y la Tierra interactúan fuertemente entre sí, así como con Mercurio y Venus.

Afortunadamente, la luna mantiene las variaciones de la Tierra bajo control. La luna aumenta la tasa de precesión del eje de rotación de nuestro planeta y la hace diferente de la tasa de oscilación orbital. Marte, por otro lado, no tiene un satélite lo suficientemente grande como para estabilizar su inclinación axial.

Kepler-186f tiene un radio un 10 % mayor que el de la Tierra pero su masa, composición y densidad son un misterio. Orbita su sol cada 130 días. Según la Nasa, el brillo de esa estrella al mediodía, si uno estuviera allí, parecería tan brillante como el Sol antes de ponerse acá en la Tierra.

Kepler-62f era el exoplaneta más parecido a la Tierra hasta que los científicos hallaron a 186f en 2o14. Es aproximadamente 40 por ciento más grande que nuestro planeta y es probable que sea un mundo terrestre o cubierto por océanos. Está hacia la constelación de la Lira y es el planeta más externo de un grupo de cinco que orbitan la misma estrella.

Hallan más pruebas de que Kepler 186f puede albergar vida