Martes, 14 Agosto 2018
Ultimas noticias
Casa » El Papa acepta la renuncia del obispo chileno Juan Barros

El Papa acepta la renuncia del obispo chileno Juan Barros

13 Junio 2018

Además de Barros, el papa aceptó ayer la renuncia de dos obispos de 75 años, en teoría en edad de jubilación.

En reemplazo de Barros, el papa designó a Jorge Concha, quien se desempeñaba como obispo auxiliar de Santiago.

Luego, anunció que tomaría medidas de corto, mediano y largo plazo, para recuperar la comunión y la credibilidad perdidas.

Pero, en mayo, todos los obispos chilenos, incluido Barros, presentaron su dimisión ante el pontífice.

Con esta medida, el Vaticano le quitó el piso a la Iglesia Chilena: la comisión creada al efecto por la Conferencia Episcopal chilena, presidida por monseñor Goic y que hoy encabeza el Obispo González, no tendría sentido.

El Papa Francisco concluye diciendo: "Exhorto a todo el Santo Pueblo fiel de Dios que vive en Chile a no tener miedo de involucrarse y caminar impulsado por el Espíritu en la búsqueda de una Iglesia cada día más sinodal, profética y esperanzadora; menos abusiva porque sabe poner a Jesús en el centro, en el hambriento, en el preso, en el migrante, en el abusado". Tras esa visita, en la que se reunieron con algunas de las víctimas, le entregaron al Papa un lapidario informe que señala la existencia de "una cultura de abusos" al interior de la Iglesia chilena.

En 2011 el sacerdote chileno Fernando Karadima fue sentenciado por el Vaticano a una vida de penitencia tras comprobarse que había cometido varios delitos sexuales.

Quienes se oponían a la designación cuestionaban la idoneidad de Barros para el cargo ya que había sido compañero del sacerdote pedófilo más conocido de la nación sudamericana y fue señalado por las víctimas de ser testigo de lo que ocurría e ignorar los abusos. De hecho, en enero el Papa viajó a Chile y defendió a Barros, quien le acompañó en todos sus actos.

Se trata de las tres primeras renuncias que Francisco acepta después de que los 34 obispos chilenos pusieran sus cargos "en las manos del Santo Padre" tras su reunión con él en Roma del 15 al 17 de mayo, para tratar los casos de abusos sexuales en entornos eclesiales en Chile.

La decisión del papa Francisco se conoció un día antes de la segunda visita que iniciarán en Chile el arzobispo de Malta, Charles Scicluna, y el sacerdote español Jordi Bertomeu, designados por el sumo pontífice "con el fin de avanzar en el proceso de reparación y sanación de las víctimas de abusos" sexuales. Al aceptar la renuncia de Barros el lunes, Francisco facilitará la tarea de Scicluna y Bertomeu.

Los 31 obispos activos chilenos renunciaron en mayo en El Vaticano, a donde fueron llamados de urgencia por el papa, quien les dijo que durante las últimas décadas se alejaron de los laicos, escucharon a medias o no escucharon a las víctimas, no investigaron o lo hicieron someramente y destruyeron material comprometedor, entre muchas otras críticas, según un documento de trabajo divulgado por la prensa.

Con información de AP.

El Papa acepta la renuncia del obispo chileno Juan Barros