Lunes, 28 May 2018
Ultimas noticias
Casa » Entre basura y excremento vivía una pareja con 10 niños

Entre basura y excremento vivía una pareja con 10 niños

16 May 2018

La investigación había comenzado el 31 de marzo después de que la policía encontrara a un niño de 12 años que fue reportado como desaparecido de una casa ubicada en la cuadra de Fieldstone Court, en Fairfield, California, a unos 46 kilómetros al noreste de San Francisco. Los 10 niños fueron puestos bajo custodia protectora por los servicios de Bienestar Infantil del Condado de Solano y luego puestos bajo el cuidado de otros miembros de la familia. Cuando los agentes lo encontraron escondido en un arbusto, lo llevaron de regreso a su hogar y descubrieron las sorprendentes condiciones en las que vivían el menor y sus hermanos: basura, alimentos en descomposición y excrementos en toda la vivienda. Al entrar en la casa, vieron quenueve niños, de 4 meses a 11 años, vivían en condiciones "inseguras e insanitarias".

Estados Unidos conmocionado por una nueva "casa del horror", parecida a la de los Turpin, un matrimonio de California que torturó y abusó de doce de sus trece hijos.

"Se te parte el corazón y te duele profundamente el saber que un padre o cualquier otra persona puede cometer esos actos", añadió Henry. Fue procesado el lunes y actualmente se encuentra encarcelado con una fianza de 1,5 millones de dólares (casi mil millones de pesos chilenos).

Al recatarlos, los niños no fueron atendidos por un médico, ya que en ese momento no lo requerían, sin embargo, en las últimas seis semanas, ocho de los niños fueron contando gradualmente los abusos que vivían desde hace muchos años.

Durante el recorrido, la casa de cuatro dormitorios, estaba desordenada con paredes raspadas y heces de animales en el baño.

Al padre de los diez niños, Jonathan Allen, de 29 años, se le imputaron cargos de tortura y nueve cargos de abuso infantil. "No había cicatrices mayores ni huesos rotos", agregó.

La madre de los diez infantes manifestó que los niños dormían en una habitación porque estaban cerca; los catres fueron almacenados en un armario del dormitorio. El resto de las piezas se utilizaban como salón de juego y una sala de meditación.

"Quiero a mis hijos. y mi marido también", afirmó Rogers. "Por eso es fácil pensar que es un monstruo, pero no lo es", expresó. La heroína de la historia fue una de las chicas, de la que no trascendió el nombre. Así, advirtió a los policías que llegaron a la casa de la ciudad de Perris y los liberó a todos.

Por su parte la Policía tiene la siguiente visión "Basado en el testimonio de los niños, creemos que hubo tortura en esta casa".

Entre basura y excremento vivía una pareja con 10 niños