Viernes, 20 Julio 2018
Ultimas noticias
Casa » Salvó a casi 2 millones y medio de bebés donando su sangre

Salvó a casi 2 millones y medio de bebés donando su sangre

15 May 2018

Conocido como 'el hombre del brazo de oro', James Harrison, un australiano de 81 años, donó casi todas las semanas durante los últimos 60 años, y el pasado viernes se "retiró", cerrando así un historia en la que salvó la vida de más de 2,4 millones de bebés.

Todo comenzó cuando se sometió a una delicada cirugía de pecho a los 14 años de edad.

Cabe destacar que Australia fue uno de los primeros países en descubrir a un donante de sangre con el anticuerpo que les permitió desarrollar la inyección Anti- D. Esta unicidad se debe a las 13 unidades de plasma sanguíneo que recibió como donación, cuando solo tenía 14 años, ya que debieron extraerle un pulmón.

Habla de un extraordinario ser humano, que derivado de una enfermedad a temprana edad, que lo llevó a recibir múltiples transfusiones de sangre para salvar su vida, se convirtió en un héroe, que ha salvado a millones de recién nacidos, solo por el afán de ayudar a los demás, al decidir que donaría sangre en retribución de haberla recibido para salvar su vida. "Él mismo era un donante, así que dije que cuando yo fuera lo suficientemente mayor, me convertiría en un donante de sangre", señaló a CNN.

El octogenario ha recibido el apodo de "El hombre con el brazo de oro". Su sangre en realidad es utilizada para producir un medicamento que salva vidas al ser administrado a madres cuya sangre está en riesgo de atacar a sus bebés no natos. "Alguna vez se ha hecho en Australia ha venido de la sangre de James ".

El Anti-D, que se desarrolla con los anticuerpos de Harrison, previene que las mujeres con sangre Rh negativa produzcan anticuerpos RhD durante el embarazo. Desde 1967, se han emitido más de tres millones de dosis de Anti-D a madres australianas con tipos de sangre negativos. "Decir que estoy orgullosa de James (mi padre) es insuficiente", escribió la hija de Harrison, Tracey Mellowship, en Facebook, señalando que había necesitado una inyección anti-D en 1992, después del nacimiento de su primer hijo.

"Eso resultó en que mi segundo nieto naciera sano", dijo Harrison. "Las mujeres experimentaban numerosos abortos y los bebés nacían con daño cerebral", dice. "Y eso te hace sentir bien a ti mismo que salvaste una vida allí, y salvaste muchas más y eso es genial".

El descubrimiento de los anticuerpos de Harrison fue un absoluto hecho revolucionario, según dijeron funcionarios australianos. Este héroe ha obtenido un gran número de reconocimientos, desde la Medalla de la Orden de Australia en 1999 a la portada de sus páginas amarillas locales en 2013.

"Se vuelve bastante humillante cuando dicen 'oh, has hecho esto o lo has hecho o eres un héroe'", dijo Harrison. "Es uno de mis talentos, probablemente mi único talento, es que puedo ser un donador de sangre", agrega.

Para entonces, Harrison había estado donando sangre completa regularmente durante más de una década, y no se lo pensó dos veces cuando los científicos le propusieron participar en el Programa Anti-D.

(Doug Criss-CNN/Samantha Bresnahan contribuyó a este informe).

Salvó a casi 2 millones y medio de bebés donando su sangre