Martes, 25 Setiembre 2018
Ultimas noticias
Casa » Lula da Silva podría entregarse tras asistir a misa de su esposa

Lula da Silva podría entregarse tras asistir a misa de su esposa

14 Abril 2018

"Todo eso es para que no se mezclen, para que no haya peleas", explicó un comandante del Batallón de la Policía de tránsito, el teniente coronel teniente-coronel Naasson Polak.

Desde el mediodía, bajo un sol abrasador, simpatizantes de Lula empezaron a llegar al lugar.

Esa "sala especial" reservada para Lula tiene 15 metros cuadrados, se ubica en el cuarto piso de la sede y ha sido habilitada para él en virtud de su condición de ex mandatario.

La sala es "bastante humanizada, bastante tranquila, un ambiente agradable, pero nada especial", refirió Jorge Chastalo, jefe del equipo de custodia de la sede policial. "Lula", levantando un clamor de la plaza: "¡Lula libre!", "¡Lula libre!" y "¡No te entregues!", "¡No te entregues!".

"Dijeron que el Partido de los Trabajadores es una organización criminal para robar al país", sostuvo.

Lula aseguró que va "a probar mi inocencia".

Lula junto a Dilma Rousseff en el escenario. "Vamos para Curitiba, vamos para Brasilia, vamos acampar allá hasta conseguir la liberación del compañero Lula", dijo Hoffmann a las puertas del sindicato en que el expresidente se atrincheró después que se dictó un auto de prisión en su contra, al que resistió hasta hoy, cuando anunció su entrega.

En la mañana del sábado, la expectativa era que el expresidente se presentaría a la policía tras la misa, según un asesor parlamentario del diputado Valmir Pracidelli (PT-SP).

"No estoy por encima de la justicia", afirmó Lula, "creo en la justicia, pero en una justicia justa, con un proceso basado en pruebas concretas", insistió.

"Yo no los perdono por haber pasado a la sociedad la idea de que soy un ladrón. El fiscal dice que no tiene pruebas, pero tiene convicciones".

"Me gustaría hacer un debate con el juez Moro".

Los medios brasileños afirmaron que Lula quedará detenido después de terminada la misa.

La hizo pasar al frente para agradecerle a quien "fue acusada de no saber gobernar". "Fue la persona que me dio la tranquilidad y que hizo todo lo que pudo hacer en la presidencia", la defendió.

Lula saludó el sábado a sus seguidores antes del inicio de la misa al aire libre en la sede sindical de un suburbio industrial de la ciudad de Sao Paulo donde comenzó su carrera.

Estaba acompañado por varias personalidades, entre ellas la expresidenta Dilma Rousseff, su heredera política, destituida en 2016 por el Congreso. Para la ceremonia, el ex presidente eligió personalmente la música.

La misa se lleva cabo en un camión de sonido convertido en capilla, decorada con banderas del Partido de los trabajadores y de centrales sindicales y de organizaciones sociales.

Como se tenía previsto, Lula da Silva se presentó en la misa que recuerda el nacimiento de su esposa Marisa Letícia Lula da Silva, quien falleció en febrero de 2017 a causa un accidente cerebrovascular.

Lula da Silva podría entregarse tras asistir a misa de su esposa