Martes, 21 Enero 2020
Ultimas noticias
Casa » La policía de EEUU admite graves fallas tras la matanza de Florida

La policía de EEUU admite graves fallas tras la matanza de Florida

18 Febrero 2018

"La información no se proporcionó a la oficina local de Miami y no se realizó en ese momento ninguna investigación adicional", reza el comunicado de la agencia.

El gobernador de Florida, el republicano Rick Scott, consideró "inaceptable" las fallas del FBI y dijo que Wray debe dimitir.

Sin embargo, el FBI desconoció el aviso, señalando que "todavía estamos investigando los hechos".

Ayer el FBI dijo que un usuario en YouTube le informó el año pasado que alguien identificado como "Nikolas Cruz" escribió en su canal que se convertiría en un "tirador profesional de escuelas".

"Nosotros promovemos constantemente 'si ves algo, di algo', y una persona valiente hizo justo eso ante el FBI". Y el FBI falló en actuar.

"He ordenado que el fiscal general adjunto efectúe una revisión inmediata de nuestros procesos aquí en el Departamento de Justicia y en el FBI para asegurar que alcanzamos el nivel más alto de respuesta efectiva y rápida a las señales que nos llegan de riesgo de violencia", dijo Sessions en un comunicado.

"También estoy trabajando con el Congreso en muchos frentes", agregó Trump, quien después del tiroteo prometió atender los problemas de salud mental y seguridad escolar, pero aún no ha mencionado ninguna medida con relación al control de armas.

El agresor portaba una mochila con municiones, la que tiró al piso, junto con el arma semiautomática, cuando escapó de la escuela, tratando de mezclarse con los estudiantes que corrían aterrados por la masacre.

"Nuestros hijos no están seguros en las escuelas, mi princesa no estaba segura en esa escuela", dijo, rogando que "esta horrible tragedia nunca le pase a otra familia".

Mavy Rubiano, madre de una sobreviviente, señaló: "Es ilógica la ley de que un menor de edad no puede tomarse un trago pero sí puede comprarse un arma".

Nuevos detalles sobre los antecedentes problemáticos y la posesión de armas del sospechoso, Nikolas Cruz, surgieron cuando compareció ante el tribunal para enfrentar los cargos formales de llevar a cabo el segundo tiroteo más mortífero en una escuela pública en la historia de Estados Unidos.