Sábado, 21 Julio 2018
Ultimas noticias
Casa » Los manteros de Liniers exigen que los dejen trabajar: "No somos mafia"

Los manteros de Liniers exigen que los dejen trabajar: "No somos mafia"

13 Enero 2018

Unos 475 manteros y puesteros intentaban esta mañana resistir el desalojo de las veredas sobre la avenida Rivadavia por parte de un fuerte operativo policial, en el barrio porteño de Liniers.

El operativo -llevado a cabo por el ministerio de Ambiente y Espacio Público porteño con apoyo de la policía de la Ciudad- fue ordenado por la Fiscalía en lo Penal, Contravencional y de Faltas número 21 porteña, a cargo de Celsa Ramírez. Un operativo del gobierno de la Ciudad desmanteló hoy la estructura de venta ilegal en el perímetro entre la avenida Rivadavia y las calles Carhué, Ventura Bosch y la colectora de la Avenida General Paz.

La investigación comenzó hace tiempo por denuncias de vecinos y comerciantes de la zona. Cerca de 500 puestos fueron corridos del lugar pero a media mañana los manteros intentan cortar avenida Rivadavia, a la altura de José León Suárez, a metros de la estación del tren. Algunos manteros se niegan al desalojo, por lo cual en este momento se viven escenas de tensión en la zona y se teme que haya enfrentamientos entre la policía y los manteros. Además, el funcionario judicial señaló que una gran cantidad de los vendedores ambulantes no trabajan por su cuenta, si no que son reclutados por organizaciones. La gran mayoría de los manteros es gente que es explotada por organizaciones dedicadas al tráfico de inmigrantes, como es el caso de los senegaleses, o son traídos de Perú o de Bolivia.

El fiscal a cargo, Luis Cevasco, informó que "aquellos que quieren insertarse en el comercio regular pueden ser contratados por organizaciones como la CAME (Confederación Argentina de la Mediana Empresa) o similares". Se los capacita para trabajar en materia textil o como vendedores. "Hasta donde sé, todavía no se les ha ofrecido un lugar, de eso debe encargarse el Gobierno de la Ciudad".

Los manteros de Liniers exigen que los dejen trabajar: