Miércoles, 13 Diciembre 2017
Ultimas noticias
Casa » Los sobornos empezaron en 1991

Los sobornos empezaron en 1991

06 Diciembre 2017

A sus espaldas, la Conmebol firmó un nuevo contrato con Full Play, la empresa de los argentinos Hugo y Mariano Jinkis, y les cedió los derechos de las Copas América 2015, 2019, 2023 y la Copa América Centenario 2016.

José Hawilla, ex titular de la multinacional brasileña Traffic acusado por cargos de corrupción en el FIFA Gate, declaró este lunes en la Corte Federal de Brooklyn y sorprendió al revelar detalles de la trama que manejaban los dirigentes de la Conmebol y que su primer soborno fue para hacerse con los derechos televisivos de la Copa América que se celebró en Chile en 1991.

José Hawilla declaró en el juicio del FIFAGate y admitió sobornos a Nicolas Leoz por derechos de la Copa América.

"Era un golpe de Estado para sacar a esos tres y asumir ellos seis", dijo Hawilla.

El periodista Ken Bensinger retrató en una serie de tuits lo siguiente: "Fue Luis Chiriboga de Ecuador quien confirmó a Hawilla de Traffic la realidad de la Conmebol".

A Teixeira, primero pagó vía cambistas "un millón de dólares (anuales), luego pasó para 1,2 millones, luego a 1,5 millones, después a 2 millones, después a 2,5 millones y luego a 3 millones" de dólares, relató "Jota" Hawilla en la corte.

"Este asunto me desagradaba".

Como Hawilla presentó a fines de 2011 una demanda contra la Conmebol en Florida -y luego contra sus integrantes- por la ruptura del contrato, finalmente se llegó un acuerdo: la empresa Datisa dividiría entre Traffic, Full Play y Torneos, en partes iguales, los derechos de las Copas América de 2015 a 2023, incluyendo la edición Centenario de 2016. "Me arrepiento mucho de eso, debería haber parado ahí (.) pero lo dejé para después", confesó Hawilla, que también dio cuenta de una coima de 10 millones a Jeffrey Webb, expresidente de la Concacaf, por la Copa Centenario 2016, pagada por Torneos. Yo cometí un error aceptando aunque fuera a último minuto. Estos dirigentes son el ecuatoriano Luis Chiriboga, Carlos Chávez (Bolivia), Manuel Burga (Perú), Rafael Esquivel (Venezuela), Luis Bedoga (Colombia) y Miguel Ángel Napout (Paraguay).

En otra, Alejandro Burzaco, exdueño de la empresa Torneos, dice que existe el riesgo de que las autoridades de Brasil, Argentina o Estados Unidos los investiguen.

Burzaco también dice que Grondona sospechaba que Teixeira cobró "mucho más" de 50 millones de dólares "por Catar", en una posible referencia a la compra de votos para el Mundial-2022 en ese país.

Los sobornos empezaron en 1991