Jueves, 22 Agosto 2019
Ultimas noticias
Casa » Marcelo Gallardo y Guillermo Barros viven su propio clásico

Marcelo Gallardo y Guillermo Barros viven su propio clásico

04 Noviembre 2017

El encuentro entre los dos clubes más populares argentinos se disputará en el estadio Monumental desde las 17:05.

Al señalársele que, en relación con el triunfo del año pasado como visitante, en Boca faltarán hombres clave como Fernando Gago, Carlos Tevez y Ricardo Centurión, el director técnico expresó: "También River cambia de nombres, no están (Sebastián) Driussi y (Lucas) Alario que hicieron los goles en el clásico anterior".

Luego de sufrir la dura derrota ante Lanús y quedar eliminados de la Copa Libertadores, Marcelo Gallardo reconoció que el duelo válido por la octava fecha va a ser una gran oportunidad para reaccionar y aliviar el corazón del plantel y de los hinchas. No me tocó estar el año pasado cuando ganamos en el Monumental, estaba lesionado.

El 'Muñeco' sabe lo importante que es ganar este clásico por ello argumentó "Vamos a jugar contra Boca en nuestra cancha, no debería haber mucho más estímulo que eso", por su parte Barros comentó "Vamos a atacarlos, a tratar de imponernos".

Sin competencia internacional en este 2017 y eliminado de forma temprana en la Copa Argentina, la Superliga y revalidar el título logrado en la temporada pasada se transformó en el objetivo central para los 'xeneizes'.

Esta será la primera edición del River-Boca bajo la nueva modalidad de fútbol pago, luego de ocho años donde los derechos le pertenecieron al Estado bajo la denominación de 'Fútbol para Todos'.

Darío Benedetto dijo que está muy cómodo en Boca, que se siente querido y no piensa en otra cosa. Creo que va ser un partido abierto, de ida y vuelta, como los últimos Superclásicos que hemos jugado. En la práctica de ayer, el Mellizo probó con: Agustín Rossi; Leonardo Jara, Paolo Goltz, Lisandro Magallán, Frank Fabra; Nahitan Nández, Wilmar Barrios, Pablo Pérez; Cristian Pavón, Darío Benedetto y Edwin Cardona.

Marcelo Gallardo y Guillermo Barros viven su propio clásico