Lunes, 21 Agosto 2017
Ultimas noticias
Casa » Un cráneo de 13 millones de años revela el ancestro común

Un cráneo de 13 millones de años revela el ancestro común

11 Agosto 2017

El descubrimiento en Kenia de un nuevo primate podría arrojar luz sobre el antepasado común entre los humanos y los simios actuales. Sin embargo, poco se sabía del antepasado común anterior, que vivió hace, al menos, 10 millones de años.

Un equipo de científicos que halló en Kenia un cráneo fosilizado de 13 millones de años de antigüedad determinó que se trata de un nuevo primate que puede articularse como ancestro en la cadena de los actuales simios y humanos, publica la revista Nature respecto a la nueva especie nombrada Alesi.

Nuestro antepasado común con los chimpancés vivió en África hace entre 6 y 7 millones de años y, gracias a los fósiles disponibles, los expertos han sido capaces de explicar cómo han evolucionado los humanos.

En el 2014, fue descubierto por el cazador de fósiles keniano John Ekusi en el área de Napudet, al oeste del lago Turkana, en el norte de Kenia.

Si bien se trataba de una cría el equipo internacional liderado por Isaiah Nengo, científico de la Universidad Stony Brook (EE UU), pudo estudiar la cavidad cerebral, los oídos internos y hasta los dientes adultos que aún no habían salido. "Un volcán cercano enterró el bosque donde vivía este ejemplar, preservando los fósiles e innumerables árboles, y también nos proporcionó los minerales volcánicos críticos con los que pudimos fechar el fósil".

"La calidad de nuestras imágenes era tan buena que podíamos establecer desde los dientes que el bebé tenía aproximadamente 1 año y 4 meses de edad cuando murió". De hecho, muchas de las partes más informativas del cráneo se han conservado en el interior y, para hacerlas visibles, los expertos utilizaron una forma extremadamente sensible de imágenes de rayos X en 3D en la instalación del sincrotrón de Grenoble, Francia.

Los dientes adultos no erupcionados dentro del cráneo del mono infantil también indican que el espécimen pertenecía a una nueva especie, llamada Nyanzapithecus alesi. "Es importante destacar que el cráneo ha desarrollado totalmente los tubos óseos óseos, una característica importante que lo vincula con simios vivos", añade Ellen Miller de la Universidad de Wake Forest.

El cráneo de Alesi es aproximadamente del tamaño de un limón, y con su hocico notablemente pequeño parece más como un gibón de bebé, informa National Geographic.

"Los gibones son bien conocidos por su comportamiento rápido y acrobático en los árboles", dice Fred Spoor del University College London y el Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva, "pero los oídos internos de Alesi muestran que habría tenido una forma mucho más cautelosa de moverse". Se estima que el cráneo podría responder a una antigua pregunta sobre el origen del linaje que derivó en seres humanos y simios modernos como los chimpancés, gorilas, orangutanes y gibones, que indicaría que su ancestro común evolucionó en África y no en Eurasia.

"Nyanzapithecus alesi formaba parte de un grupo de primates que existieron en África durante más de 10 millones de años", concluye el autor principal Isaiah Nengo.

Un cráneo de 13 millones de años revela el ancestro común