Lunes, 20 Noviembre 2017
Ultimas noticias
Casa » Rusia criticó el cambio de rumbo que adoptó Trump con Cuba

Rusia criticó el cambio de rumbo que adoptó Trump con Cuba

19 Junio 2017

A la 1:30 p.m. el presidente Donald Trump comenzó a hablar y su discurso -torpe, burdo, caracterizado por constantes bravatas que nada apuntaban a la oratoria de un estadista, condición que no alcanza en lo absoluto, de difícil comprensión por incoherencias y repeticiones-, estuvo sustentado en mentiras, falsas acusaciones, irreverencias de muy mal gusto, amenazas, condicionamientos e imposiciones para argumentar la Directiva que firmó inmediatamente después de concluir su retórica de retroceso.

"No queremos dólares de estadounidenses para un negocio del régimen que explota a los cubanos, no vamos a levantar las sanciones hasta que no haya libertad, se legalicen los partidos políticos y haya elecciones libres con supervisión internacional", expresó.

Trump también fijó medidas más estrictas para controlar que los que viajen a la isla lo hagan, en efecto, en el marco de las 12 categorías ya implementadas por Obama, ninguna de las cuales incluye el turismo.

Esto muestra que los cambios anunciados por Trump no desmantelan totalmente la política cubana de Obama, que retomó las relaciones diplomáticas con La Habana tras más de 50 años con ellas rotas.

El ministerio también reiteró la "solidaridad inquebrantable" de Rusia con Cuba, y agregó que Moscú está a favor del diálogo y de la cooperación, en lugar de los bloqueos, sanciones e injerencia externa en los asuntos internos de Estados soberanos.

El endurecimiento de la restricción a los viajes fue criticado por el embajador de Cuba en Washington.

También estarán exentas las transacciones para enviar, procesar y recibir remesas; adquirir visados permitidos; los programas de apoyo a la democracia en la isla y de expansión de telecomunicaciones e internet; y todas las operaciones para los intereses de seguridad nacional o de política exterior de EE.UU. Sostuvo que no suspenderá los negocios existentes, como uno cerrado bajo el gobierno de Obama por Starwood Hotels Inc, propiedad de Marriott International Inc, para administrar un histórico hotel en La Habana. El gobierno de Cuba liberó a 53 presos políticos en ese momento, pero después intensificó las detenciones de disidentes.

Los cambios que sean necesarios en Cuba, como los realizados desde 1959 y los que estamos acometiendo ahora como parte del proceso de actualización de nuestro modelo económico y social, los seguirá decidiendo soberanamente el pueblo cubano.

En Cuba el reloj sigue dando la hora exacta, como se demostró en una declaración del gobierno publicada tras el estrambótico discurso del presidente norteamericano, y que por razones de tiempo y espacio requerirá análisis aparte. Estas cifras son todavía limitadas en comparación con los 4 millones de turistas que visitaron Cuba el año pasado, pero según el instituto estadunidense Estrategias de Opinión Pública, más de 75 por ciento de los estadunidenses que viajan a la isla se hospedan en casas de renta privadas y 99 por ciento comen en restaurantes privados, llamados popularmente paladares.

- El secretario del Tesoro federal, Steve Mnuchin, realizará regularmente auditorías de los viajes a la isla.

Para Vidal, las medidas tomadas por Trump son "contraproducentes, pues afectan directamente al pueblo de Cuba y no ayudan a promover los cambios económicos, sociales y políticos".

- En un plazo de 90 días, el fiscal general, Jeff Sessions, tendrá que emitir un informe al presidente sobre los fugitivos de la Justicia estadounidense que se cree que viven en Cuba o que están siendo protegidos por el Gobierno cubano.

Sin embargo, gran parte de la economía estatal de Cuba queda fuera del alcance de las medidas de Trump, pues no es administrada por las Fuerzas Armadas, como es el caso del níquel, servicios médicos, ron, tabaco o los productos farmacéuticos.

- Trump anula la directiva emitida por Obama en octubre de 2016, en la que formalizaba sus cambios de política hacia Cuba y establecía la responsabilidad de cada agencia gubernamental en la nueva era de la relación bilateral.