Sábado, 28 Marcha 2020
Ultimas noticias
Casa » El papa canoniza a los pastores Jacinta y Francisco en Fátima

El papa canoniza a los pastores Jacinta y Francisco en Fátima

18 May 2017

En el otoño de 1918, Francisco y Jacinta cayeron enfermos de la "gripe española" y no tardaron en fallecer, algo que la Virgen ya les había revelado durante las apariciones.

En este lugar, exactamente un siglo atrás, los niños santos y su prima, Lucía Dos Santos, recibieron la primera de una serie de seis apariciones de la Virgen sobre una encina.

En el santuario, los peregrinos rezaban con sus rosarios mientras aguardaban la llegada del papa para la misa.

Luisa Pacheco, una costurera de 48 años de Oporto (norte), hacía su primer peregrinaje para cumplir una promesa hecha hace 30 años.

Al pie de la imponente basílica, el papa rezó en silencio durante unos diez minutos frente a la talla de la Virgen en la Capilla de las Apariciones, construida en el sitio donde, según la creencia católica, la madre de Jesús se apareció por primera vez, el 13 de mayo de 1917, a tres jóvenes pastores de este pueblo humilde.

Este viernes, el Papa Francisco llegó a la ciudad de Fátima, de Portugal, para la canonización de los beatos Jacinta y Francisco Marto, dos niños que declararon haber visto a la Virgen María y escuchado los famosos "misterios de Fátima", 100 años después del acontencimiento.

Considerados como perturbadores del orden público, fueron encarcelados, pero luego liberados por presión popular. Lucía falleció en 2005 con 97 años de edad.

En otro momento, el Papa Francisco acarició la imagen de la Virgen y donó una rosa de oro, convirtiéndose así en el tercer pontífice que hace este regalo tras Pablo VI, que la envió en 1964 en pleno Concilio Vaticano II, y Benedicto XVI en 2010.

Gracias a la divulgación de estas tres predicciones por parte de los niños, la iglesia los consideró proféticos de la historia del siglo XX. "Es conmovedor", señaló Mariana Teixeira, una estudiante de Letras de 20 años de Lisboa, una de las 400.000 personas reunidas en la explanada de la Basílica de Nuestra Señora de Fátima, en el popular santuario en el centro de Portugal.

Francisco ante las tumbas de los pastorcitos.

El obispo de Leiria-Fátima, António Marto, pidió al papa que inscribiese a Francisco y Jacinta en el libro de los santos al principio de la ceremonia, seguid por una breve presentación de la biografía de los niños.

Fátima (Portugal), 13 may (EFE).

Uno de los milagros que se atribuyen a Francisco y Jacinta es la rápida curación sin explicación aparente de un joven brasileño que a los cinco años sufrió una gran caída que le provocó un traumatismo craneal.

Sus padres, João Baptista y Lucila Yuri, procedentes del municipio de Juranda, en el estado de Paraná, sudeste de Brasil, rezaron a los pastorcillos de Fátima y el niño se recuperó de una "manera inexplicable para la ciencia". Para garantizar la seguridad de Francisco y de los peregrinos, las autoridades portuguesas desplegaron a 6 mil agentes policiales.